CRUBA

Hospital Infanto Juvenil Dra. Carolina Tobar García
0.0/5 rating (0 votes)

Unico Hospital monovalente en el campo de la Salud Mental Infanto Juvenil. El hospital Infanto-Juvenil Carolina Tobar García se inagura en el año 1968, dos años después de comenzada su construcción. El mismo se erigió en un predio destinado a funcionar como escuela de enfermería, ubicado sobre la calle Ramón Carrillo 315, en el barrio porteño de constitución. Se completaba así la llamada Manzana de la Locura, nombre derivado de los tres psiquiátricos de la Ciudad de Buenos Aires, Borda, Tobar, y Moyano. El primer periodo de la Residencia en el Tobar: 1969-1976.

Un grupo de jóvenes residentes médicos, que se formarían en el campo de la psiquiatría infantil lIegan al hospital pocos meses después de su inauguración: eran 'becarios' de Nación, se ingresaba por antecedentes curriculares y entrevistas con las autoridades de los tres Neuropsiquiátricos de la zona (Moyano, Borda y Tobar). EI programa duraba tres años, ingresaban tres residentes por año y un jefe de residentes coordinaba las diversas actividades.

EI servicio de Consultorios Externos es creado con los recursos humanos del Servicio 32 del Borda, que se especializaba en niños y adolescentes, y el Dr. Rodolfo Cerrutti, primer director del hospital, había sido jefe de Consultorios Externos del Htal. Borda.

Los residentes se integra ron con intensidad al Servicio de Internación, que se inaugura a mediados del 69', con un contingente de niños de la Colonia Montes de Oca, niños que impresionaban por sus cabezas rapadas, sus guardapolvos grises y que padecían patologías psiquiátricas crónicas en su mayoría de origen orgánico (Debilidad Mental).

En el tercer piso del hospital 'residían', vivían aquellos profesionales que lIegaban desde el interior del país.

Se realizaba una guardia semanal obligatoria de 24 horas y se realizaban reemplazos de guardia...

Se cuenta que se autocalificaban como 'internados' al igual que sus pacientes dada la gran cantidad de tiempo que pasaban en el hospital . Y en el imaginario hospitalario eran vistos como 'los intelectuales'.

La formación incluía una breve rotación por consultorios externos, y si bien no se trabajaba en el sector de Hospital de Dia que en aquel momento se nominaba de 'Hospitalización parcial', se compartía con este, el trabajo con el 'equipo móvil', gracias al cual en una ambulancia con la que se contaba, un equipo multidisciplinario (médicos, psicólogos, asistentes sociales, etc) visitaban los domicilios de aquellos pacientes que lo requirieran, buscando romper con el aislamiento y el desmantelamiento social, cultural y vincular que padecían las familias con un niño gravemente enfermo en su seno, restableciendo lazos sociales que estaban rotos, y entre otras actividades estaba la de compartir un dia de vida de un paciente con su familia, haciendo girar la actividad en la realización de un asado por ejemplo.

La formación abarcaba tanto el estudio de la psiquiatría, como del psicoanáisis, como de la psicologia evolutiva, como de las técnicas psicométricas. Las concepciones dinámicas, tenían predominio, así como desde el estudio de la antipsiquiatría, las posturas antimanicomiales, se pensaba a la internación como la última respuesta frente a la imposibilidad absoluta de contener a ese paciente en el medio familiar.

AI concebir a la Salud Mental, como la imbrincación de múltiples niveles de realidad, la actividad política ocupaba parte del trabajo hospitalario: una anécdota relata que en una ocasión en que se suspendió la actividad terapéutica debido a la realización de una asamblea para tratar reclamos laborales, se invito a los pacientes a participar en la misma.

Muchos de aquellos residentes 'becarios' pasaron, terminado su plan de formación a formar parte del personal permanente del hospital, las jefaturas de los servicios se elegían por votación de todos aquellos que trabajaban en los mismos, enfermería tenia una participación activa en la elección de la misma, muchos de los primeros egresados de esa primera residencia accedieron a puestos jerárquicos en el hospital, y entre ellos mencionare al Dr. Hugo Franano, quien fue electo como jefe del Servicio de Internación.

Nótese que se estaba cumpliendo con uno de los ideales de la Formación en Servicio del Residente: la reabsorción del recurso formado en el hospital.

En el año 76, con el advenimiento del gobierno militar, el hospital sufre un duro golpe a los ideales de excelencia en la asistencia y en la formación que Ie dieron origen: bajo la direcci6n del Dr. Copes primero, y el Dr. Cipolleui, después, se cierran ila residencia y la concurrencia, son prohibidas las terapias grupales y restringida la actividad comunitaria, y la admisión de pacientes toma este sesgo expulsivo ... "no se admiten pacientes con patologías muy severas, ni crónicos. EI grupo de autistas, con el que se estaba realizando un programa de largo alcance, es dado de alta por orden de Dirección.".

Dirección

  • Dirección: Ramón Carrillo 315
  • Ciudad: Capital Federal
  • Provincia: Buenos Aires

Contacto